Inercia del clima

La inercia del sistema climático

Una característica inportante del sistema climático es su inercia - es decir, pasa mucho tiempo desde que ocurre algo (causa) hasta que se ven las consecuencias (efecto). Por ejemplo, pasa mucho tiempo:

  • desde que el hombre emite CO2 u otro gas hasta que podemos medir nuevas concentraciones estables de gas en la atmósfera
  • desde que aumentan las concentraciones de gases de efecto invernadero hasta que podemos ver los efectos en la temperatura
  • desde que cambia la temperatura hasta que vemos los efectos biológicos en varias especies vegetales y animales como su extinción, mutaciones o traslado a nuevos hábitats
  • desde que aumenta la temperatura en la atmósfera hasta que sube el nivel del mar.

Un ejemplo de esta lentitud puede ser la reducción de los glaciares, que se ha medido en determinadas zonas; aunque se han reducido cerca de una tercera parte en los últimos 135 años, se debe principalmente a que la Tierra todavía está volviendo a su estado normal despues de la época de frío (la "Pequeña Era Glacial" de 1400 a 1800).

Debido a la lentitud del sistema climático, el clima seguirá calentándose incluso si las emisiones se estabilizan o se reducen.

REPUESTA LENTA: Esta imagen muestra lo que puede pasar si las emisiones humanas de CO2 dejaran de crecer en un pundo determinado durante los próximos 100 años, y empezaran a disminuir. Después de haberse reducido las emisiones de CO2 y haberse estabilizado las concentraciones en la atmósfera, la temperatura del aire de la superfice seguiría aumentando lentamente durante un siglo más. La expansión del océano debida al calentamiento del agua continuaría tras haber reducido las emisiones de CO2, y el hielo de los icebergs seguiría derritiéndose contribuyendo al aumento del nivel del mar de muchos países. Fuente: IPCC (pincha encima para verlo más grande, 48 kB)

La lentitud se suma a todo aquello que desconocemos sobre el cambio climático. Tanto el grado en que el hombre afecta al efecto invernadero como las posibles consecuencias de las acciones humanas son difíciles de estudiar porque pasa mucho tiempo desde que se emite un gas hasta que podemos medir los cambios. Asimismo, cuando los científicos intentan estimar cómo será el futuro, pasa mucho tiempo desde que hacen los cálculos hasta que comprueban si tenían razón.

La lentitud también implica que las consecuencias de nuestras actividades sean menos apreciables ahora que en el futuro. Las emisiones de una generación afectan principalmente a las generaciones futuras; y de la misma forma, nada de lo que hagamos ahora para reducir el cambio climático dará resultados hasta dentro de muchos años.


Autor: Camilla Schreiner - CICERO (Center for International Climate and Environmental Research - Oslo) - Noruega.
Supervisores científicos: Andreas Tjernshaugen - CICERO (Center for International Climate and Environmental Research - Oslo) - Noruega - 2004-01-20 and Knut Alfsen - Statistics Norway - Noruega - 2003-09-12.
Revisión pedagógica: Nina Arnesen - Marienlyst school in Oslo - Noruega - 2004-03-10.
Última actualización: 2004-03-27.

Modifié le: jeudi 20 septembre 2018, 18:29