La producción de alimentos se ha visto afectada por importantes eventos climáticos

La producción de alimentos se ha visto afectada por importantes eventos climáticos

En casos extremos, los daños climáticos pueden acarrear graves impactos para la sociedad. En estos casos, las fuentes adicionales de estrés también contribuyen a los daños.

La hambruna de Irlanda en 1846-1850

El añublo de la patata (podredumbre negra) causado por el hongo Phytophthora infestans, destruyó los cultivos de patata, que contribuyó en gran parte a la hambruna sufrida en Irlanda durante los años 1840. El añublo tardío sigue siendo una de las enfermedades más importantes de la patata y su epidemia sigue estando estrechamente correlacionada con las condiciones meteorológicas.

1. Salida de emigrantes
London News, Julio 6, 1850

Por aquel entonces la mayor parte de las personas en Irlanda eran agricultores y su dieta estaba compuesta casi exclusivamente de patatas. Con la propagación de la epidemia y la destrucción del cultivo, el precio de los alimentos se disparó. Los alimentos se pudrían en las bodegas y los irlandeses pasaban hambre.

También utilizaban las patatas como moneda de cambio para pagar el alquiler a los terratenientes. Los terratenientes desahuciaron a cientos de miles de campesinos que se vieron obligados a emigrar a América y a otros países de habla inglesa.

Los campesinos que consumían los productos podridos enfermaron y pueblos enteros se vieron afectados por el cólera y el tífus. Muchos agricultores que emigraron hacinados en los barcos murieron durante la travesía. La hambruna de Irlanda de 1846-50 se cobró hasta un millón de vidas a causa del hambre y las enfermedades, y transformó profundamente la estructura social y cultural de Irlanda, Gran Bretaña y los Estados Unidos.

La hambruna de 1943 en Bengala

Casi 100 años después de la hambruna de la patata en Irlanda, otro hongo, Helminthosporium oryzae, el causante de la mancha parda del arroz, desencadenó otra catástrofe en Bengala, entonces bajo soberanía británica (ahora parte del nordeste de la India y Bangla Desh). En 1942-3 se dieron las condiciones meteorológicas idóneas para favorecer la propagación de la enfermedad. Se sufrieron pérdidas importantísimas, llegando hasta el 90% o incluso causando la destrucción total del cultivo de arroz. Murieron más de 2 millones de personas de malnutrición y de hambre.

En 1942 Bengala sufrió varios episodios meteorológicos extremos, seguidos de la ocupación japonesa de Birmania, lo que significó el fin de las importaciones de arroz desde Japón y produjo gran escasez de alimentos y la hambruna de 1943. Muchos factores económicos también contribuyeron a la hambruna de Bengala. La economía sufrió inflación durante la guerra y los agricultores y habitantes de las zonas rurales estaban en desventaja porque cobraban los beneficios de sus productos durante la cosecha, antes de la gran subida de los precios del arroz. Como los salarios no reflejaban el aumento de precios, los agricultores tenían menor poder adquisitivo para comprar alimentos.

Acontecimientos recientes en los EE.UU.

Durante las últimas 3 décadas se han registrado pérdidas de producción significativas en los EE.UU. debido a episodios climáticos extremos. Sin embargo, ya que la agricultura de los EE.UU. está muy diversificada, el sufrimiento humano ha sido mucho menos acusado que en los casos anteriores.

Los episodios extremos se suceden en todas las regiones agrícolas del país, y casi todos los años. Parece ser que las sequías aparecieron principalmente en la primera parte del periodo, mientras que las inundaciones fueron más comunes en los años 90. Los episodios meteorológicos más severos para la agricultura fueron la sequía del 88 y las inundaciones del 93.

La sequía de 1988

La grave sequía de 1988 en la región central de los EE.UU. (MidWest) comenzó a principios de la primavera y siguió durante la mayor parte del verano acompañada de temperaturas más altas de lo normal. Se extendió a la parte central y sudeste del país, con consecuencias para la agricultura, los recursos hídricos, el transporte, el turismo y el medio ambiente. Los rendimientos de los cultivos cayeron en aproximadamente un 37% y el Congreso tuvo que conceder una ayuda de 3 mil millones de dólares a los agricultores afectados.

2. Suelo en condiciones de sequía
Fuente USDA NRCS

Los cultivos también se vieron afectados, y el cultivo de soja sufrió dos ataques muy graves del ácaro araña (T. urticae) en toda la región del MidWest. Los daños se produjeron durante las fases críticas y se aplicó insecticidas en unas 3,2 millones de hectáreas para controlar la plaga de ácaros en toda la región. Se estimaron pérdidas para los agricultores de Ohio de entre 15 y 20 millones de dólares.

Debido a las condiciones de sequía, los caudales disminuyeron en el río Ohio y en los tramos inferiores del río Mississippi a finales de mayo. El movimiento de barcazas durante el verano se restringió a los ríos principales que drenaban la parte central de los EE.UU. La profundidad de los ríos cerca de Cairo, Illinois, descendió a menos de 2,5 metros a mediados de junio. Estas reducciones de caudal provocaron un descenso en la producción de energía hidroeléctrica del 25%, un descenso del 15% de la utilización recreativa de los ríos y lagos además de provocar intrusión marina desde el Golfo de Méjico hasta unos 170 Kilómetros aguas arriba de la desembocadura del río Mississippi.

La Inundación de 1993

Las inundaciones durante los meses estivales de 1993 afectaron a 16.000 millas cuadradas de superficie agrícola. Nebraska, Iowa y Michigan fueron las zonas más perjudicadas. En Julio, la crecida en San Louis, Missouri, batió el récord anterior. Las inundaciones dañaron los cultivos en una zona de más de 11 millones de acres, con pérdidas de más de 3 mil millones de dólares. Las medidas de emergencia costaron más de 222 mil millones de dólares.

3. Río durante una inundación en NOrte AMérica
Fuente: USDA NRCS

El exceso de humedad fue especialmente grave para las zonas más bajas de Iowa. Otro efecto negativo de las inundaciones del 93 fue la gran entrada de nitratos y otros nutrientes y el vertido de productos agroquímicos en el río Mississipi y el Golfo de Méjico durante la inundación de 1993.

Autor: Marta Moneo -Universidad politécnica de Madrid - España
1. Revisión científica: Ana Iglesias - Universidad politécnica de Madrid - España
2. Revisión científica: Mónica García - Universidad politécnica de Madrid - España
Revisión educativa: Emilio Sternfeld - Colegio Virgen de Mirasierra - España
Última modificación: 26/01/04

Zuletzt geändert: Donnerstag, 30. Januar 2020, 19:20