Desde el desarrollo industrial a los cambios globales

Desde el desarrollo industrial a los cambios globales

Aumento del dióxido de carbono

Con la quema de combustibles fósiles y la erradicación de los bosques, la actividad humana ha incrementado la concentración de dióxido de carbono (CO2) en un 25% desde la revolución industrial. Este incremento sigue creciendo.

El CO2 desempeña un papel importante al inhibir la fuga del calor irradiado por la Tierra. El sol emite radiación de onda corta a la Tierra, que a su vez emite radiación de onda larga de vuelta al espacio. Los gases invernadero en la atmósfera de la Tierra (dióxido de carbono, vapor de agua, metano, óxido nitroso, y clorofluorocarbonos) absorben la irradiación saliente, manteniendo así el calor cerca de nuestro planeta. Esto es un proceso natural: sin el efecto invernadero natural, nuestro planeta se encontraría a apenas cero grados de temperatura. Sin embargo, este proceso calienta la Tierra a su temperatura media actual de aproximadamente 15ºC.

1. Las medidas tomadas en Mauna Loa en Hawaii desde 1956 revelan la tendencia actual de CO2
Fuente IPCC

El efecto invernadero

El problema actual es que las actividades del hombre están agudizando el efecto invernadero natural, llevando a cambios significativos en la temperatura y a cambios asociados en todo el sistema del clima. ¿Ya ha comenzado el calentamiento global actual? Cuando nos fijamos en el promedio de la temperatura global de la Tierra durante el último siglo, nos damos cuenta de que las temperaturas han subido un 0,5ºC. La década de los 90 ha registrado las temperaturas más altas. Aunque es difícil aportar pruebas concluyentes de que el incremento de CO2 esté provocando el calentamiento de la Tierra, los científicos creen que las dos tendencias – mayor dióxido de carbono y temperaturas más elevadas – están relacionadas (IPCC, 1996ª).

Escenarios de cambio climático

Como el sistema climático de la Tierra es demasiado amplio para poder realizar experimentos controlados, los científicos han estado empleando modelos matemáticos conocidos como modelos globales de circulación (MGC), para evaluar los procesos que se conocen, así como posibles interacciones entre sí. Se utilizan estos modelos para predecir la tendencia del clima en las próximas décadas. Sus resultados siguen siendo provisionales y no deben aceptarse sin crítica. Sin embargo, deberíamos examinar las implicaciones de sus predicciones, buscando a la vez la incipiente evidencia empírica de los cambios climáticos.

2. Resultados de los modelos
Fuente IPCC
Distintas proyecciones de la temperatura global con distintos modelos climáticos. Es difícil predecir el comportamiento de un elemento específico y aún más difícil predecir las consecuencias de dicho comportamiento.

Los científicos que estudian la atmósfera han desarrollado al menos 10 MGC en distintos grupos de investigación que se han utilizado para proyectar los efectos de los incrementos de gases invernadero. Los resultados que se obtienen a partir de estas simulaciones muestran un calentamiento global medio dentro del rango de 1,4 a 5,8ºC antes del final del próximo siglo. Cuando se incluyen en las proyecciones los efectos de los aerosoles de sulfatos, la mejor estimación para 2100 es un incremento de temperatura dentro del rango de 1,0 a 3,5 ºC. Las últimas proyecciones indican temperaturas más bajas ya que los aerosoles de sulfatos provenientes de la contaminación industrial suelen enfriar la atmósfera de la Tierra al reflejar radiación solar de onda corta. Los modelos globales del clima también predicen un incremento en la precipitación global media con un rango entre 5 y 20% ya que una atmósfera más cálida puede contener más vapor de agua.

Los MCG también elaboran otras predicciones:

• Las latitudes y tierras altas son más susceptibles de seguir experimentando un calentamiento por encima del calentamiento medio global, sobre todo en invierno.
• Las temperaturas invernales y nocturnas (temperaturas mínimas o TMIN) seguirán creciendo de forma desproporcionada.
• El ciclo hidrológico probablemente se intensificará más, acarreando más inundaciones y sequías.
• Habrá más precipitaciones invernales en forma de lluvia, en vez de nieve, disminuyendo la compactación nival y deshielo en primavera; exacerbando potencialmente las sequías en primavera y verano.

3. Cambios de temperatura y precipitación
Fuente: NASA/GISS

La figura muestra cambios futuros de temperatura (izquierda) y de precipitación (derecha). Simulación realizada con el Modelo Hadley para el año 2050. Los cambios son más acusados en la última parte del siglo.

Escenarios de aumento del nivel del mar

El calentamiento global también afectará al nivel del mar. Se ha elaborado un rango de estimaciones para el aumento del nivel del mar basado en las emisiones de gas invernadero y proyecciones de temperatura que afecta a la expansión de agua en los océanos y deshielo glaciar.

4. Riesgos de aumento del nivel del mar
Fuente: R. Nicholls, Middlesex University in the U.K. Meteorological Office. 1997

El cuadro muestra el número de personas en peligro con un aumento de 44 cm antes de 2080.

Como algunas zonas se están hundiendo y otras subiendo de nivel, se añaden las tendencias actuales de aumento del nivel del mar. Las estimaciones recientes están en el orden de un aumento de 0,5 m antes de 2100.

Escenarios socioeconómicos

El clima no es el único factor que cambiará a medida que el siglo veintiuno avance. El crecimiento de la población y las condiciones económicas y tecnológicas pueden afectar a la sociedad del mundo y al medio ambiente aún más que los cambios climáticos. Es importante considerar estos cambios cuando se analiza el impacto del cambio climático: primero porque el cambio climático ocurrirá no sólo en el presente sino en el futuro, y en segundo lugar porque dichos cambios pueden afectar a la sensibilidad de la agricultura (u otros sectores) al cambio climático. Sin embargo, la predicción de las tasas de crecimiento demográfico y las futuras condiciones económicas son igualmente inciertas o incluso más que la predicción del clima.

Un método útil sería contrastar las perspectivas de futuro “optimistas” con las “pesimistas”. En el escenario optimista, las tasas de crecimiento demográfico son bajas, el crecimiento económico y las rentas suben, la contaminación del medio ambiente disminuye y la degradación del suelo disminuye. En el escenario pesimista, las tasas de crecimiento demográfico son altas, el crecimiento económico y las rentas bajan, la contaminación del medio ambiente y la degradación del suelo aumentan. También se debería incluir un escenario sin cambios (i.e. condiciones actuales). Los efectos diferenciales del cambio climático sobre las condiciones actuales, y sobre estos dos escenarios alternativos del futuro podrán evaluarse a continuación.

Autor: Marta Moneo -Universidad politécnica de Madrid - España
1. Revisión científica: Ana Iglesias - Universidad politécnica de Madrid - España
2. Revisión científica: Mónica García - Universidad politécnica de Madrid - España
Revisión educativa: Emilio Sternfeld - Colegio Virgen de Mirasierra - España
Última modificación: 26/01/04

Modifié le: jeudi 30 janvier 2020, 23:07