Utilización de la información climática para la gestión de la sequía y los sistemas de alerta rápida.

Utilización de la información climática para la gestión de la sequía y los sistemas de alerta rápida.

Los afectados por sequías extremas han respondido fuertemente en muchas partes del mundo, tomando medidas de emergencia, pero hasta ahora las respuestas se han centrado en los efectos de la sequía a posteriori, en vez de en medidas preventivas.

En general, estos esfuerzos no han conseguido adquirir los conocimientos suficientes para tratar situaciones similares en el futuro. Ni las predicciones climáticas a más largo plazo ni la creación de unos escenarios viables se han incorporado en ningún plan de acción específico.

Uso de la información sobre el clima

La gestión del agua está estrechamente relacionada con la minimización de riesgos en la producción agraria. Gran parte del riesgo está causada por la poca predecibilidad de los modelos del tiempo en el futuro. Los impactos varían entre usuarios y regiones del Mediterráneo.

Se han hecho avances significativos en la ciencia de la climatología y predicción del clima en las últimas décadas. A la vez que estos avances continúen, es necesario integrar la variable clima en todos los procesos de planificación de desarrollo y de implementación. Esto requiere entender cómo la variabilidad climática afecta a la sociedad de un país, región o comunidad.

El diseño de las opciones efectivas de adaptación de la agricultura y de gestión del agua en condiciones de sequía requiere métodos de evaluación y potenciación de la comunicación de la información científica a todas las partes implicadas en el clima, uso del agua, producción de alimentos, respuestas sociales e interacciones en la región.

Dentro de este marco general hay preguntas clave para la investigación, por ejemplo: ¿Son efectivos las informaciones y métodos científicos para ser comunicados a las partes interesadas y, los métodos y estrategias de gestión de la sequía son transferibles a todas las escalas espaciales y a todos los sistemas socioeconómicos?

1. Predicciones en Africa
NOAA

Este mapa muestra la predicción de una sequía en Marruecos y en otras partes de Africa hecha por el Centro de Predicciones del Clima (NOAA), con seis meses de antelación. La predicción se cumplió y puede interpretarse como un claro ejemplo de utilización de la información climática para mitigar los efectos negativos de este tipo de catástrofes. Con este propósito, también sería necesario que esta información fuese accesible para todo el mundo en el momento apropiado.

Sistemas de alerta rápida para la sequía

En general, los países están poco preparados para hacer frente a la sequía de manera eficaz. Los responsables de las políticas locales y nacionales, suelen reaccionar ante una sequía con medidas de “gestión de crisis” en vez de formular y aplicar medidas de previsión, a menudo denominadas “gestión de riesgo”. Una razón que suelen aducir los responsables de tomar las decisiones ante la falta de dichas políticas de gestión, es la falta de medios para predecir las condiciones climáticas con suficiente experiencia y tiempo de ejecución.

En los últimos años, se han hecho avances importantes en el conocimiento del clima mediterráneo. Los científicos especialistas en la atmósfera ahora son capaces de predecir algunas de las características de nuestro clima a medio plazo (para una o dos estaciones) de manera bastante acertada. Esto propicia la integración de los pronósticos en las estrategias de gestión del agua, sobre todo en relación con el regadío. Los estudios regionales se centran en la optimización de los sistemas tradicionales de producción, ya que, actualmente constituyen la base para la producción agraria en el Mediterráneo, pero la investigación también tiene beneficios para los sistemas comerciales de gran envergadura.

La adopción de los mecanismos apropiados de comunicación de la información sobre el clima y el riesgo por sectores, debe permitir a los planificadores reducir los efectos devastadores de la sequía y los efectos de la incertidumbre del clima y del tiempo en las estaciones más favorables. El seguimiento integrado del clima (incorporando la información sobre el clima, el suelo, el abastecimiento de agua, y los rendimientos potenciales) es un elemento importante en las estrategias de adaptación. La información debería ser de dominio público, ser suficiente para estimar el nivel de riesgo y para tomar decisiones bien fundamentadas sobre el futuro.

Autor: Marta Moneo -Universidad politécnica de Madrid - España
1. Revisión científica: Ana Iglesias - Universidad politécnica de Madrid - España
2. Revisión científica: Mónica García - Universidad politécnica de Madrid - España
Revisión educativa: Emilio Sternfeld - Colegio Virgen de Mirasierra - España
Última modificación: 26/01/04

Utolsó módosítás: 2020. január 31., péntek, 18:19