¿Qué le está ocurriendo al clima?

La lectura de las temperaturas alrededor del mundo muestran que la temperatura media ha aumentado 0.6ºC en los últimos 100 años.

Parte de este calentamiento, que tuvo lugar sobre todo a principios del siglo XX, podría deberse a causas naturales - como cambios en la cantidad de luz solar que llega a la Tierra (radiación solar). Pero la evidencia sugiere que el incremento de temperatura de los últimos 30-50 años se debe a las emisiones de gases de invernadero producidas por el hombre.

1. CAMBIOS DE TEMPERATURA: La línea roja muestra los cambios de temperatura que los científicos creen que ha sufrido la atmósfera en los últimos mil años - medido en grados Celsius por encima o por debajo de la temperatura en 1990. El área gris muestra lo que parece que se acercan a las verdaderas temperaturas según los científicos. (Observa que parece haber más duda sobre las temperaturas a medida que nos alejamos de la actualidad). En el periodo 1000-1860 se ha intentado reconstruir la temperatura en el Hemisferio Norte estudiando tres áreas: corales, muestras de hielo y documentación escrita. (Hay muy poca información sobre las temperaturas en el Hemisferio Sur, antes de 1860). De 1860 a 2000, la temperatura se ha medido utilizando termómetros repartidos por todo el mundo. Las curvas de los años 2000-2100 muestran cómo piensan los científicos que va a cambiar en el futuro, dependiendo de las emisiones de gases de efecto invernadero futuras (ver siguiente unidad). Fuente: IPCC (pincha para aumentarla, 54 kB)

Existen muchos tipos de gases de efecto invernadero. La mayor parte de las aporaciones del hombre al efecto invernadero se deben a las emisiones de dióxido de carbono (CO2). Este hecho se da de forma natural en la atmósfera, pero la concentración de CO2 ha aumentado de forma espectacular desde el inicio de la Revolución Industrial. Este aumento se debe en su mayoría, si no completamente, a la actividad del hombre. Otros gases de efecto invernadero, como el metano (CH4), también han aumentado. Además, vemos que la atmósfera ahora contiene diversos gases de efecto invernadero que no aparecen de forma natural en la atmósfera, y sólo pueden proceder de la actividad humana (lee más sobre cambios en la concencentración de gases de efecto invernadero observados en la atmósfera). La concentración del gas de efecto invernadero más importante, vapor de agua, también ha aumentado. El incremento de vapor de agua en el aire no es un resultado directo de las emisiones de vapor de agua. En cambio, es un resultado indirecto de las emisiones de otros gases de efecto invernadero. El aumento de la temperatura en la atmósfera conduce a una mayor evaporación en la superficie del suelo y una mayor capacidad en la atmósfera para retener la humedad.

2. MÁS Y MÁS CO2: La concentración de CO2 en la atmósfera , desde el año 1000 al 2000 (ppm significa partes por millón, o litros de CO2 por millón de litros de aire). Los científicos analizan el hielo más antiguo de los graciares para averiguar cuánto CO2 había en la atmósfera. Para el estudio de los últimos años, se han analizado muestras de aire tomadas directamente de la atmósfera. Los niveles de concentración posteriores al 2000 son estimaciones basadas en distintas hipótesis sobre cómo podían evolucionar las concentraciones en el futuro, dependiendo de la cantidad de CO2 que emita el hombre (ver siguiente unidad). Fuente: IPCC (pincha para aumentarla, 33 kB)

Las actividades del hombre también aumentan la cantidad de partículas presentes en la atmósfera. Algunas de ellas tienen un efecto de enfriamiento que contrarresta el efecto invernadero. Por ejemplo, cuando se emite dióxido de azufre (SO2) al aire, se transforma en partículas que reflejan la luz del sol reduciendo la radiación que llega a la Tierra. Al contrario que la mayoría de los gases de efecto invernadero que permanecen en la atmósfera muchos, a veces miles, de años, las partículas sólo se mantienen en el aire unos días. Así, el efecto de enfriamiento de las partículas es corto y se limita a zonas reducidas.

La influencia del hombre se suma a los factores naturales que han afectado siempre al clima de la Tierra. El clima se ve afectado por condiciones externas a la atmósfera terrestre (por ejemplo, la intensidad del sol y las pequeñas variaciones de forma de la órbita de la tierra alrededor del sol). Al clima también le afectan procesos naturales en la atmósfera terrestre, los océanos, la vegetación, la nieve y cubiertas de hielo. Estos factores, junto con la atividad del hombre, dan forma al clima de la Tierra.

Un clima más cálido hará que cambie el planeta en diferentes aspectos. Al aumentar la temperatura de la Tierra, el nivel del mar ha aumentado unos centímetros. Una atmósfera más cálida todavía producirá una subida del nivel del mar aun mayor. Esto se debe principalmente a que mayores temperaturas en el océano hacen que el agua se dilate, y por tanto, ocupe más espacio. Esta mayor necesidad de espacio hace que la superficie del océano ascienda. Asimismo, el aumento de temperatura en la atmósfera provoca que muchos de los glaciares se derritan. Algunas de las cubiertas heladas de la Antártida y de Groenlandia podrían empezar también a derretirse. El agua derretida llega a los océanos, aumentando el nivel del mar. También se derretirá el hielo que flota en el océano de las regiones árticas cercanas al Polo Norte, pero una vez que el hielo flota en el océnao, aunque se derrita, no supone ningún efecto sobre el nivel del mar.

El aumento de la temperatura del aire también hará que se evapore más agua. Esto puede favorecer la sequía en algunos lugares, y aumentar las lluvias en otros - si el vapor de agua crea nubes de lluvia. Una atmósfera más cálida puede cambiar la dirección del viento predominante y las corrientes de los océanos. El calentamiento no se distribuirá de forma uniforme por el planeta; algunos lugares pasarán a ser mucho más cálidos, mientras que otros serán mucho más frios (lee más sobre cambios observados en el clima). En la unidad 2, puedes leer sobre los cambios climáticos que se esperan en los próximos cien años, y las consecuencias para las personas, los animales y las plantas. En la unidad 3, puedes encotrar información sobre qué podemos hacer para frenar el cambio climático.


Autor: Camilla Schreiner - CICERO (Center for International Climate and Environmental Research - Oslo) - Noruega.
Supervisores científicos: Andreas Tjernshaugen - CICERO (Center for International Climate and Environmental Research - Oslo) - Noruega - 2004-01-20 and Knut Alfsen - Statistics Norway - Noruega - 2003-09-12.
Revisión pedagógica: Nina Arnesen - Marienlyst school in Oslo - Noruega - 2004-03-10.
Última actualización: 2004-03-27.

Last modified: Thursday, 20 September 2018, 3:42 PM